TENDENCIA.

Red Uno Bolivia.- “La razón es sencilla: los padres y los demás adultos hacen todo lo posible por mantener el mito”, así lo señala un reciente estudio por el Departamento de Psicología de la Universidad de Texas en Austin, además descubrieron que el 83% de los niños de cinco años piensan que Papá Noel es real.

En primer lugar, los pequeños evalúan las fuentes de información. Hay más probabilidades de que crean lo que dice un adulto sobre qué es real que lo que dice un niño.

En segundo lugar, utilizan la evidencia (por ejemplo, el vaso de leche vacío y las galletas a medio comer de la mañana de Navidad) para llegar a una conclusión sobre si ese ser existe o no.

En tercer lugar, los estudios muestran que, a medida que la comprensión de los niños se vuelve más sofisticada, suelen hacerse más preguntas sobre los puntos absurdos del mito de Papá Noel; por ejemplo, cómo un hombre gordo puede caber en una chimenea estrecha o cómo puede ser que los animales vuelen.

 

Te puede interesar: ¿Papá Noel tiene tumba?

Entonces, ¿qué deberían hacer los padres?

No hay pruebas de que creer y acabar dejando de creer en Papá Noel afecte de manera significativa a la confianza en los padres. Es más, los niños no solo poseen las herramientas para averiguar la verdad, sino que participar en la historia de Papá Noel puede ser una oportunidad para que ejerciten esas capacidades.

Así que si piensan que sería divertido para usted y para su familia invitarlo a casa en Navidad, háganlo. A sus hijos no les hará daño, y hasta es posible que aprendan algo.

Compártelo en redes sociales