La musicoterapia según la Federación Mundial de Musicoterapia (WFMT) es el uso de la música y/o sus elementos en un proceso cuyo objetivo es facilitar y promover la comunicación, las relaciones sociales, el aprendizaje, el movimiento, la expresión, la organización y otros objetivos terapéuticos relevantes para satisfacer necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas.

La musicoterapia está actualmente muy conectada con diferentes usos en procesos de tratamiento de trastornos mentales, estimulación emocional, manejo del estrés,  construcción de procesos de aprendizaje, etc.

Y es en el campo educativo donde la musicoterapia está mostrando sus mejores avances.

Investigaciones recientes han descubierto que la conexión entre la música y ciertas funciones cerebrales, como la memoria, la orientación, el equilibrio, la movilidad y la coordinación activan procesos conductuales, de aprendizaje o reacciones corporales ante determinados estímulos exteriores.

Visto desde el ángulo de la educación, la musicoterapia tiene un puente que la conecta con las emociones, por ello puede ser utilizada como herramienta valiosa para generar aprendizajes efectivos en áreas donde los métodos tradicionales han encontrado grandes obstáculos.

Por ejemplo, la musicoterapia ha probado ser muy efectiva para lograr aprendizajes significativos en matemáticas con niños que tienen dificultades de retención.

Similares resultados se han obtenido con ancianos y personas con trastornos mentales leves.

También la musicoterapia ha sido probada en el aprendizaje de idiomas. En este campo los estudiantes que aprendieron un nuevo idioma usando técnicas basadas en la musicoterapia lo hicieron en menor tiempo y con mayor nivel de ‘anclaje’ de conocimientos que aquellos que se sometieron a métodos tradicionales.

El potencial de aplicaciones de la musicoterapia es amplísimo, si se toma como referencia el nivel poco profundo de la exploración del cerebro y sus zonas relacionadas con el procesamiento de los estímulos musicales. A ello hay que añadirle el rol que juegan los factores sociales y culturales en la construcción de procesos de aprendizaje cuya base nuclear es la música.

Compártelo en redes sociales