Cuando todos los visitantes y turistas del parque nacional Kruger en Sudáfrica creían que la fiera se comería al indefenso antílope, ésta demostró otra actitud al adoptar al bebé y llevarlo hasta el cauce de un río seco y se mantuvo cerca de él.

Una vez llegaron al lugar se perdió de vista a ambos animales y sólo se escuchaba el sonido que emitían a lo lejano.

Existe la posibilidad de que la mamá de la cría, haya muerto, ya que la leona poco antes había llevado al antílope hasta un lugar escondido para protegerlo de otros depredadores.

Compártelo en redes sociales