La Cienciología puede significar muchas cosas dependiendo de la perspectiva del observador, sin embargo la Cienciología se manifiesta elementalmente como una organización y como una doctrina que apunta a crear un hombre nuevo.

Para la Cienciología el hombre es un ser esencialmente espiritual y tiene la naturaleza del Bien en su concepción.

Los orígenes de esta doctrina se remontan a 1952, época en que fue concebida como una filosofía laica para luego convertirse en 1953 en una religión según su creador, el escritor estadounidense L. Ron Hubbard.

El método central de la Cienciología se denomina ‘auditacion’. Un auditor altamente entrenado se encarga de revivir los traumas pasados del ‘paciente’ para desactivar sus efectos en el presente, con ello la persona afectada puede descargar el peso de dichos traumas y vivir una vida plena y mejor.

Sus preceptos teóricos confrontan la existencia de dos mentes, la analítica y la reactiva. La primera es la que nos permite tener conciencia de nuestras vidas y llevar registros de ella, en tanto la segunda se manifiesta como explosión de experiencias traumáticas del pasado llamadas engramas.

Los métodos cienciológicos se enfocan en anular la acción nociva de la mente reactiva y despejar el paso a la mente analítica mediante la aplicación de terapias que forman parte de un cuerpo de conocimientos llamados ‘Dianética’.

Los conocimientos que Hubbard incorporó en la ‘nueva religión’ entre 1952 y 1986 actualmente son utilizados por muchas organizaciones no-cienciológicas a lo largo del mundo como herramientas terapéuticas para tratar males concretos, tales como el sistema Narconon para rehabilitación de drogodependientes o Criminon aplicado a la rehabilitación de presidiarios.

Si bien los propios miembros de esta denominada Iglesia consideran su doctrina una religión moderna, los  cuestionamientos a la Cienciología se han multiplicado en varios países del mundo debido a los métodos que utiliza la organización para afiliar nuevos miembros, enseñar sus creencias y perseguir a quienes osan salir de esta comunidad sin autorización.

Pero los dardos han llegado hasta el propio Hubbard. Se dice que el escritor de ciencia ficción Lloyd Arthur Eshbach, contemporáneo de Ron Hubbard declaró que el propio creador de la Cienciología le comentó en 1949 lo siguiente: Me gustaría comenzar una religión. ¡Ahí es donde está el dinero!  

Los que deseen ingresar a este grupo cerrado deben saber que necesitaran una invitación, pero además, una vez adentro deberán someterse a las estrictas normas de comportamiento exigidas y finalmente deberán asumir que no es posible dejar la Cienciología sin consecuencias indeseadas.

Ser parte de la Cienciología es una experiencia de vida que implica muchas cosas, sin embargo hay puntos centrales que se deben conocer antes de tomar una decisión de vida en esa dirección.

Veamos 5 claves para entender lo que es la Cienciología actualmente.

  1. Religión sin Dios.

Los cienciélogos se ven a sí mismos como parte de una religión, sin embargo dicha religión carece de una deidad.

Si bien algunos podrían pensar que el culto a las ideas de Hubbard sustituye al Dios de la Cienciología, otra perspectiva más realista sugiere que el dinero es el verdadero ser supremo en esta iglesia.

  1. La ‘salvación’ tiene un precio.

La reforma luterana del siglo XVI removió los cimientos de la Iglesia Católica apostólica romana porque se oponía ferozmente a la venta de perdones para salvar el alma de los pecadores. Pues la Cienciología, en su propia autodefinición de religión hace algo similar.

Los tratamientos del alma y la mente en esta doctrina son muy costosos y se ajustan al bolsillo de cada interesado. Por ello no es extraño que figuras como Tom Cruise, John Travolta, Dustin Hoffman y otros personajes famosos hayan pagado enormes sumas de dinero por terapias cienciológicas altamente personalizadas.

Si alguien quiere acceder a estas sesiones de ‘curación espiritual’ debe abonar una suma fuerte de dinero, pero también se le deja bien claro que la iglesia requiere de donaciones voluntarias que no son en lo absoluto económicas para el donante.

Luego de todo ello, la salvación está al alcance si se pagó el precio correcto.

  1. Estrictos acuerdos de confidencialidad.

Los que logran entrar al círculo interno de la Cienciología deben honrar un estricto acuerdo de confidencialidad que, de ser violado traerá graves consecuencias para el transgresor.

Se han registrado testimonios en Estados Unidos especialmente que desnudan las duras represalias que sufrieron algunos disidentes de la Cienciología. Entre estas consecuencias se cuentan el acoso telefónico, laboral, seguimiento a toda hora del día, violencia física y en algunos casos secuestro y hasta asesinatos.

Todos los miembros de la iglesia deben guardar celosamente los secretos de la doctrina, las identidades de los líderes y la información contenida en documentos y material restringido para ciertos círculos de elite.

  1. Estilo de vida en Cienciología.

La vida dentro de la Cienciología es muy diferente a la vida fuera de ella. La convivencia al interior de esta comunidad está fuertemente condicionada por las normas doctrinarias, las cuales comprimen la voluntad individual hasta los límites de la obediencia incondicional.

Muchos estudiosos y ex miembros de esta Iglesia coinciden en que al interior de la Cienciología se cultiva un estilo de vida matizado por el trabajo devoto, la lectura intensa y transformadora, la re-definición de las ideas religiosas, el replanteamiento de las relaciones familiares, laborales y sociales, pero en especial, el estilo de vida cienciológico está marcado por un renacimiento de la mente y la conciencia complementado por un comportamiento absolutamente funcional.

  1. Expansión mundial.

La Cienciología se expande por todo el mundo a la velocidad que el fanatismo y los recursos lo dictan. Varios medios de comunicación latinoamericanos han reportado la presencia de células de esta iglesia en países como Colombia, Venezuela, México, Uruguay, Panamá, Perú, Republica Dominicana, Chile, Argentina, Brasil y Ecuador.

El poder de expansión de la Cienciología por América Latina se desarrolla sobre la base de un proceso de adoctrinamiento sectario, muy discreto, cerrado y al margen de la legalidad y exposición pública, señala un reportaje sobre el tema realizado por Univisión en el año 2014.

Producto de la caracterización de este proceso de expansión, la Cienciología en América Latina está penetrando en su versión clandestina, lo cual deja a  su paso una estela de sospechas en las sociedades donde se instala, pero además es blanco de condena por parte de grupos conservadores y organizaciones religiosas tradicionales.

Según comunicados de la propia Iglesia de la Cienciología tienen presencia en 167 países del mundo con más de 10 mil iglesias formalmente constituidas y 4,4 millones de seguidores estimados.

La Cienciología en Bolivia.

Oficialmente no se tienen registros de iglesias de Cienciología en Bolivia, sin embargo testimonios acumulados en los últimos 10 años convergen en la existencia de grupos de seguidores de esta doctrina en diferentes partes del país.

Más evidente que la presencia institucional de la Cienciología en territorio boliviano, sus métodos terapéuticos se difunden a través de personas particulares que aseguran haber sido entrenados en la ‘Dianética de Hubbard’.

Uno de ellos es Fernando Araníbar, un terapeuta que ofrece sus servicios en la ciudad de Oruro y viaja por varias regiones del país poniendo en práctica la metodología cienciológica en sus pacientes.

Queda en evidencia que la influencia de la Cienciología en el mundo rebasa los campos de la propia iglesia, pues sus métodos parecen mostrar algún grado de efectividad en las personas fuera de los círculos oficiales y reconocidos por la organización.

Compártelo en redes sociales