Un gran susto experimentó la actriz Jennifer Lawrence cuando su jet privado, un avión  Hawker Beechcraft B40 tuvo que aterrizar de emergencia en el Aeropuerto Internacional de Buffalo Niagara en Nueva York luego que dos motores de la aeronave fallaran a 3.100 metros de altura.

Lawrence había partido de su ciudad natal, Louisville en Kentucky rumbo a New Jersey, sin embargo el incidente ocurrido a la 1:40 pm del sábado forzó el aterrizaje en Buffalo.

Según un comunicado oficial de la Federal Aviation Administration (FAA) la nave experimentó fallas en dos motores, pese a ello aterrizó de manera segura en un aeropuerto alterno sin que se registraran pérdidas de vidas humanas.

Compártelo en redes sociales