TENDENCIAS

Red Uno Bolivia.- Nora Franchini, una ama de casa que decidió inmortalizar a su ídolo Lionel Messi, con un tatuaje en su espalda y llevarlo con ella a todos lados, pero previo a los resultados tuvo que soportar  una sesión que duró más de 6 horas y que la experimentaba por primera vez.

“Para soportar el dolor cerré los ojos y me inspiré en el llanto de Messi luego de perder la final del Mundial de Brasil. Sus lágrimas fueron las mías, y eso me dio fuerza para aguantar tanto tiempo”.

Lo conversó con su familia, que la alentó a cumplir su sueño y de esa manera una impecable imagen de la cara de la Pulga estará de ahora en más en su omóplato izquierdo.

Te puede interesar: Lionel Messi ganó su cuarta bota de oro

Compártelo en redes sociales