La Neuroeconomia es un tema nuevo en el mundo de los negocios, sin embargo no lo es tanto en el mundo de las neurociencias.

Las neurociencias hace más de una década vienen explorando las relaciones entre la dinámica cerebral y la toma de decisiones económicas. El resultado de este esquema es una rama de las neurociencias que ha pasado a denominarse Neuroeconomia.

¿Qué es la Neuroeconomia?

Según Pedro Emilio Bermejo, presidente de la Asociación Española de Neuroeconomia esta nueva disciplina está abriéndose campo en el mundo empresarial intentando dar respuestas a aquellas cuestiones relacionadas a las razones que llevan a una persona a tomar una decisión de comprar o vender basado en lo que su cerebro hace.

Bermejo sostiene que las conexiones cerebrales tienen un lenguaje propio que  influye en la toma de decisiones de carácter económico de nuestra vida cotidiana. Es algo como ver las cosas desde un enfoque dual en las entrañas del cerebro. Por un lado, una parte de nosotros nos dice que tomemos una decisión en un sentido y otra parte nos jala en el sentido opuesto. Estas dimensiones se conocen como las esferas racional y emocional de un individuo en la toma de decisiones, asevera el académico.

Las aplicaciones  de la Neuroeconomia  en el ámbito empresarial están en pleno desarrollo, sin embargo su potencial es enorme porque ofrece respuestas más distantes de la subjetividad humana.

Entre sus principales áreas de aplicación se cuentan el análisis de inversiones, la formación de burbujas especulativas, de productividad laboral y diseño de perfiles de clientes para ciertos productos  y/o servicios específicos.

Compártelo en redes sociales