Ocurrió en Puebla México, un menor fue sorprendido robando dos teléfonos celulares de una tienda de ropa en pleno centro de la ciudad y en presencia de varios clientes.

El pequeño ingresó sólo al lugar, estuvo varios minutos observando y distrayendo a la ventera, posteriormente procedió a extraer los equipos que ya había visualizado y aunque en un principio le costó, después de unos segundos logró sacarlos y ponerlos a su cintura, como si nada hubiera pasado.

Una vez logrado su cometido, sale del lugar tranquilamente y se aleja como un cliente más del lugar.

 

Compártelo en redes sociales