Kaya Scodelario, durante una entrevista dejó entrever que en la grabación de la película, el mono vomitaba todo el tiempo. Tenía un estómago muy pequeño y cuando estábamos rodando en el barco vomitaba en medio de las escenas, era muy gracioso”.

Esta declaración de la actriz fue motivo para que se inicie las acusaciones de maltrato animal  por parte de la organización PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales), quienes califican este hecho de `inadmisible´.

Por otro lado, la organización ha pedido que los productores de esta película  no vuelvan a utilizar estas criaturas durante el rodaje de la película.

Compártelo en redes sociales