Gavel, es el dulce cachorro pastor Alemán de 1 año de edad, quien tuvo rigurosas pruebas de exámenes, pero en varias ocasiones fue visto rodando en el piso panza arriba esperando que le hagan caricias.

Por lo que los entrenadores decidieron dar de baja al animalito, ya que lo consideraban muy juguetón y demasiado amigable para desempeñarse en la seguridad pública.

El canino se ganó el cariño de todo el personal y decidieron trasladarlo a la casa de gobierno de Queensland en Australia para que reciba a todos los visitantes, además participa en entrevistas junto al gobernador y sin duda, ‘Gavel’ se ha convertido en el perro favorito de la casa de gobierno.

 

Compártelo en redes sociales