Durante un operativo policial en Italia, un perro policía sólo necesitó unos cuantos segundos para hallar media docena de gramos de heroína en la guantera, al interior de un vehículo. Pero lo realmente sorprendente es la forma en que dio aviso a sus jefes de que ya había logrado su objetivo.

Gimbo, es su nombre y lo peculiar en él para que puedan entender el aviso que quería transmitir, es que ni bien descubre lo encomendado, toca la bocina una y otra vez del transporte donde se quería trasladar las sustancias ilegales.

Compártelo en redes sociales