TENDENCIAS 

Red Uno Bolivia.- A pocos días de las fiestas navideñas, el Palacio de Belvedere, que data de 1484 y guarda preciosas obras de arte de los Museos Vaticanos, está siendo pintado una vez más y se está utilizando la leche que proviene de las vacas del pontífice, que son criadas en la residencia papal de Castel Gandolfo, a las afueras de Roma.

 

Te puede interesar: Vaticano rompe el silencio y pide suspender la Constituyente de Maduro

El arquitecto en jefe del Vaticano, Vitale Zanchettin, explicó que la leche se combina con cal apagada y pigmentos naturales, en este caso, el color crema original usado en los años 1500 y colocado a mano sobre las paredes con una técnica centenaria.

Compártelo en redes sociales