Así es, se trata de un método que a simple vista parece descabellado, pero ya tiene miles de seguidores en Instagram. Fue innovado por Romina, una periodista catalana cansada de ver el mal uso del lenguaje en las redes sociales.

 

Romina aplicó el Rompower, que significa usar un concepto y una parodia. El concepto habla sobre una norma del uso del lenguaje y como parodia usa unas fotos o videos sensuales pero un tanto exagerados para llamar la atención de sus fans.

La campaña resultó un éxito pues hasta el momento tiene 16.400 seguidores en Instagram. Reacción colectiva compartida por el mismo colega de Romina dice: “Lo que haces tú es lo que debió haber hecho el sistema educativo hace años. Si hubiese tenido una profesora como tú habría aprendido lenguaje”.

 

En la vida en tiempos de Facebook, Twitter e Instagram, donde el espacio es reducido y la gente tipea lo primero que se le viene a la mente de forma apresurada, quizá sean cada vez más necesarias personas como Romina, para que recuerden, cuán atractivo es escribir bien.

 

Compártelo en redes sociales