Científicos de la Escuela Internacional Superior de Estudios Avanzados (SISSA) de Trieste, Italia llevaron a cabo pruebas con 50 voluntarios con el objetivo de descubrir las zonas del cerebro responsables de los juicios morales que llevan a una persona a perdonar o condenar las acciones de otros.

Los 50 voluntarios fueron sometidos a un cuestionario en el que se les presentaron 36 historias sobre las cuales debían expresar un juicio de valor a partir de situaciones concretas en una escala del 1 al 7.

Mientras los participantes expresaban sus juicios de valor los investigadores observaban el funcionamiento de sus cerebros mediante imágenes de resonancia magnética.

Al final, los científicos concluyeron que las diferencias en el volumen y la estructura de zonas puntuales del cerebro podían explicar las variaciones en el juicio moral, lo cual se sitúa en la base de lo que llamamos ‘perdón’, comenta Giorgia Silani, directora del proyecto.

Específicamente, la zona identificada por los investigadores se denomina ‘seno temporal anterior superior’ o aSTS, señala el sitio web www.tendencias21.net.

La región aSTS se encuentra involucrada en la capacidad humana de representar pensamientos, creencias y deseos, asevera Indrajeet Patil, co-autor del estudio.

Información de esta naturaleza puede ser extremadamente útil para establecer relaciones mucho más profundas entre la estructura biológica de nuestros procesos mentales y los factores sociales asociados a nuestra evolución, lo que a su vez configura los valores guías que construyen los juicios morales que adoptamos en situaciones específicas.

 

 

Compártelo en redes sociales