La robótica ya está al servicio de la neurocirugía con la reciente aplicación de un taladro quirúrgico, este es capaz de reducir 50 veces el tiempo de una operación habitual de cráneo, de dos horas a 2 minutos y medio.

La innovación es responsabilidad del grupo técnico de William Couldwel, de la Universidad de Utah en Estados Unidos. Los expertos ya conocían la tecnología pero no estaba aplicada a la medicina.

¿Cómo funciona?

El equipo desarrolló un taladro desde cero, así como también un software que elige cual es la vía de corte más segura.

¿Es más seguro?

El corte no es solo difícil sino también muy sensible, pues incluye nervios faciales y el seno venoso, una gran vena que extrae sangre del cerebro. Lo riesgos son paralización facial.

Según los fabricantes esta innovación reducirá las posibilidades de infección y la recuperación postoperatoria.

Seguir leyendo
Compártelo en redes sociales