TENDENCIAS.

Red Uno Bolivia.- Todo sucede cuando este sacerdote pierde el control, al no poder callar a un recién nacido durante el bautizo que él mismo realizaba. Claramente se ve como se altera, llegando a tapar el rostro del bebé bruscamente y luego lo sumerge en el agua en variadas ocasiones, en presencia de los padres de la criatura.

El cura bastante molesto les dice algo a los padres del niño, mientras intenta apresurar la ceremonia para terminar con su martirio.

Te puede interesar:Las secuelas del maltrato infantil se relacionan con la depresión y el suicidio

Sin duda esto ha generado muchos comentarios en contra de este sacerdote, ¿tú qué opinas?

 
 

 

 

Compártelo en redes sociales