Las redes sociales han llegado para quedarse, afirmaba Mark Zuckerberg en el año 2012 durante una conferencia en Los Ángeles, California.

Sobre la base de 5.208 personas adultas, investigadores de las universidades de Yale y San Diego en Estados Unidos, concluyeron que el nivel de satisfacción con la propia vida bajaba mientras más tiempo pasaban en Facebook los sujetos de estudio.

Entre la información más importante que aporta esta investigación se cuenta que, el tipo de interacciones en Facebook no tiene correspondencia con las relaciones sociales en el mundo real y las sensaciones de satisfacción y bienestar que experimenta una persona.

Tener un millón de ‘likes’  o ‘shares’ a montones en cada posteo de Facebook no sustituye el placer de interactuar físicamente con alguien agradable en el mundo real, aseguran los psicólogos responsables de la investigación.

Por otro lado, los amigos en una red social no son capaces de reemplazar el significado atribuido a los amigos que conocemos y vemos personalmente, añade parte del estudio.

Elementalmente, el nivel de insatisfacción en Facebook además de estar vinculado al tiempo también se asocia con procesos subconscientes de nuestra mente que se activan cuando vemos en la red social personas con más logros y estilos de vida mejores que nosotros, destaca otro estudio.

Los especialistas recomiendan reducir el tiempo excesivo en las redes sociales para canalizarlo en el mundo real planeando y realizando actividades cargadas de significado personal y placer, por ejemplo, hacer ejercicios, pasear con nuestros seres queridos, pasar más tiempo con nuestras mascotas y disfrutar momentos inolvidables con la familia y la pareja.

Si bien diferentes estudios señalan a Facebook como un buen predictor de trastornos mentales y refugio de personas con baja autoestima, las redes sociales en general son fuente de apoyo emocional para muchos.

El equilibrio entre el mundo virtual y el mundo real parece la mejor salida para evitar convertirnos en ermitaños digitales o en seres ficticios involucrados en un mundo sin alma.

Compártelo en redes sociales