TENDENCIAS

Red Uno Bolivia.- Se trata del ministro de Cultura de Argentina, Enrique Avogadro, quien en los últimos días ha sido tema de conversación y críticas en muchos casos, por haber degustado un trozo de torta del brazo de Cristo, sin imaginar que las imágenes le traerían serios problemas al viralizarse en las redes sociales y provocarían la furia de numerosos fieles católicos.

Te puede interesar: El Cristo más grande del mundo está en Cochabamba

El ministro asistió a una feria de arte de los argentinos Pool y Marianela en Buenos Aires, quienes habían acondicionado el lugar con crucifijos colgados en las paredes y colocaron en el centro un pastel gigante con forma de Jesucristo.

Fueron los mismos artistas de la torta que compartieron las imágenes y fueron duramente criticados: “Irrespetuosos“, “basuras“, “dan asco“, “qué falta de respeto“, son algunos de los comentarios con los que las personas que se han sentido ofendidas por el espectáculo han atacado a Pool, a Marianela y al ministro. Otros internautas, en cambio, defienden el trabajo artístico y la libertad de expresión.

La autoridad argentina tuvo que pedir disculpas públicas y también eligió las redes sociales para hacer llegar su sentir a los que se sintieron ofendidos. “Como persona tengo una opinión muy clara a favor de la libertad de expresión, particularmente cuando está vinculada con temas que nos interpelan, nos hacen reflexionar o son opuestos a las propias convicciones. Creo además que el lugar del arte es muchas veces precisamente el de incomodarnos y sacudirnos. Entiendo, por otro lado, que los funcionarios tenemos un rol que trasciende lo personal y, por lo tanto, somos responsables de nuestras intervenciones. Es por eso mismo que quiero disculparme“.

 

 

Compártelo en redes sociales