MUNDIAL RUSIA 2018.

Red Uno Bolivia.- Este es un importante dato para todos lo fanáticos del fútbol y por supuesto para los que siguen el Mundial Rusia 2018, más aún después de la reciente expulsión de un jugador de la selección de Colombia, Carlos Sánchez. Pero ¿Cuál es el origen de las tarjetas rojas y amarillas?

Te puede interesar: Japón sorprendió a Colombia y saboteó su debut en el Mundial Rusia 2018

Todo empezó gracias a Kenneth George Aston, un profesor inglés que descubrió su gusto por el arbitraje después de haber sido árbitro en un partido que tuvo lugar en la Universidad de Essex, donde trabajaba como maestro en 1935.

A partir de ese momento, Aston empezó a trazarse una carrera como árbitro, por lo que para 1960 ya era considerado uno de los mejores del país en su disciplina, lo que fue bastante útil para que viajara al Mundial de Chile en 1962 y debutara como árbitro del partido de apertura que se celebró entre Chile y Suiza (cuyo marcador final fue 3-1).

Impresionado por su actuación, la FIFA decidió nombrar a Aston en lugar del árbitro original para el partido entre Chile e Italia, ya que vieron al inglés como una figura experimentada y confiable.

De acuerdo a la Federación Internacional de Fútbol, para ese entonces había una relación complicada entre ambos países, pues los medios chilenos empezaron a publicar noticias asegurando que los periodistas italianos habían escrito artículos que ponían en duda la belleza y la moral de las mujeres chilenas.

Desde luego, esta situación se trasladó a la cancha, el árbitro expulsó a dos jugadores italianos, y tuvo que acabar con una serie de peleas y peleas en el campo. Pero otro suceso parecido ocurrió en en la final que se jugó en Wembley, Mundial de 1966, donde se enfrentaron Inglaterra y Argentina.

Tras tantos malentendidos, la FIFA se vio obligada a buscar un método innovador que ayudara a que todos se entendieran en el campo, independiente de su idioma u origen. Debido a que Aston era la cabeza del arbitraje en la Federación, estuvo pensando mucho sobre qué podrían hacer para mejorar su disciplina, hasta que un día se le ocurrió algo muy sencillo, mientras iba conduciendo su automóvil.

“Mientras conducía por Kensington High Street, el semáforo se puso rojo. Y entonces pensé: ‘Amarillo, tómalo con calma, rojo, quieto, estás fuera”.

Así es que, en resumen, debido a los graves malentendidos que existían en el fútbol hace varios años, un árbitro se inspiró en los colores del semáforo para crear las tarjetas amarilla y roja, que han llegado a ser de gran utilidad en el juego hasta nuestros días. Las tarjetas debutaron en el Mundial de México de 1970 y desde ese entonces, han hecho parte de este popular deporte.

Compártelo en redes sociales