EN VIVO

13/12/2018 - 10:56

Internacionales

Venezolanos con VIH beben brebaje de hojas por escasez de medicinas

El estatal Instituto de Seguros Sociales distribuía los retrovirales gratuitamente desde el año 2000, pero actualmente no cuenta con los recursos.

La realidad venezolana se vuelve cada vez más dramática tomando dimensiones insospechadas, pues la crisis económica dificulta cada vez más la adquisición de bienes y productos, no sólo de primera necesidad, sino también para la supervivencia. No sólo escasea la comida sino las medicinas, pero eso ya se sabe, lo que el mundo desconoce es cómo enfrentan esta situación los pacientes que sufren enfermedades crónicas y que dependen de ciertas medicinas para subsistir.

Tal es el caso de los pacientes de Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH por sus siglas en inglés), quienes ha tenido que encontrar medidas alternativas para tratar esa enfermedad tan delicada.

Un paciente de VIH cuenta a Reuters que toma un brebaje a base de hojas verdes, que licúa y se toma para suplementar el complicado tratamiento que en Caracas, no se consigue.

                                                                                  

El hombre escoge con cuidado las hojas y las licúa en 750 centímetros cúbicos de agua, lo cual se “bebe despacio”. “Sabe a lechuga con agua”, dijo el hombre que prefirió no identificarse, pues continúa trabajando y su entorno desconoce su diagnóstico.

Las hojas que consume son de guásimo, o guazuma ulmifolia, un árbol mediano oriundo de la América Tropical, cuya efectividad es cuestionada por expertos, su uso se impuso en Venezuela entre las personas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Con cinco meses sin tomar sus medicamentos porque no los hay en el estatal Instituto de Seguros Sociales, que los venía entregando de forma gratuita desde inicios del año 2000, su médico le recomendó a mediados de año tomar el licuado.

 “No tengo nada que perder (...) la mente lo que te trabaja es de una manera: me voy a morir, mi vida llegó hasta acá por un desfase en el gobierno, que no está cumpliendo con la medicación”, lamentó.

Aunque el brebaje se ha tomado por años en distintos países de la región, entre ellos Brasil, como un tratamiento natural y complementario a enfermedades como la diabetes y el VIH, a Venezuela llegó por recomendación de algunos médicos porque dicen que mantiene altas las defensas de las personas con VIH que no estaban tomando sus medicinas.

 “Es un tratamiento complementario (...) porque el componente macerado de esas hojas es el tanino, que es un componente bioquímico que aparentemente tiene propiedades antivirales”, dijo el médico Carlos Pérez Pérez, parte del equipo de la organización no gubernamental Acción Solidaria, surgida en 1995 y que brinda atención integral a personas con VIH.

Desde inicios de este año cuando se acentuó la escasez de antirretrovirales, Pérez ha recomendado beber el licuado de las hojas de guásimo dos veces al día por un mes, en un consumo que puede ser una vez o dos al año.

Esa bebida “no sirve absolutamente para nada, ni son tratamientos que tienen soporte”, dijo el médico internista José Félix Oletta, exministro de Salud y miembro de la no gubernamental Red Defendamos la Epidemiología.