INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Al menos siete personas más, seis yemeníes y un saudí, fueron decapitados a espada. El ciudadano saudí, ejecutado en Tabuk, fue condenado por tráfico de drogas, mientras que los seis yemeníes, decapitados en Abha, formaban parte de una banda de ladrones que habían asesinado a una mujer y a un hombre. En lo que va de 2017 el número de muertos se eleva hasta 130.

 

 

En Arabia Saudita, los condenados a muerte son ejecutadas por espadas y sus cuerpos son colgados de un helicóptero para asegurarse de que el público pueda ver los resultados de la ejecución.

La agencia oficial del reino islámico informó de las condenas en un gesto típico de la monarquía saudí, que considera las ejecuciones un espectáculo necesario en Riad y en otras ciudades del reino. Las decapitaciones, que se suelen llevar a cabo en la plaza del palacio de Masmak, cuentan con una serie de preparativos tradicionales y la ausencia estricta de cámaras. Hay que dar buena imagen a los socios occidentales explicaron.

También te puede interesar: ISIS decapitó a 15 de sus propios combatientes por una disputa interna

Compártelo en redes sociales