Súper Deportivo.- Javier Ortuño, directivo del Club Bolívar, ofreció una mesa (ofrenda) a la Pachamama pidiendo por salud para el primer plantel y cuerpo técnico, además de mejoría en la producción del equipo.

“Don Mario Mercado Vaca Guzmán era muy creyente y yo soy fiel a la tradición. La mesa fue linda, tengo la seguridad de que las cosas mejorarán pronto. Pedí para que Bolívar vuelva lugares de privilegio y que los jugadores ya no se lesionen”, manifestó el directivo.

Ortuño rememora que hace unos años y ante la mala producción del equipo en Copa Libertadores se efectuó una ceremonia similar en territorio chileno para mejorar la fortuna del plantel. “Y nos dio resultado; los carabineros sorprendidos querían obligarnos a apagar la fogata que armamos en Antofagasta; pero después de explicarles nos dejaron continuar y recuerdo que nuestra suerte cambio”.

Este tipo de ofrendas se realizan durante el mes de agosto, en territorio boliviano y el fútbol no queda exento. Es una manera simbólica en la cual el hombre devuelve a la Madre Tierra lo que ha disfrutado de ella. La finalidad primordial es el restablecimiento de la reciprocidad entre el ser humano y la naturaleza.

Compártelo en redes sociales