COMUNIDAD

Red Uno de Bolivia.- Un operativo en conjunto entre la Policía Forestal Medio Ambiental y funcionarios de Biodiversidad de la Gobernación cruceña frustró el tráfico ilícito de 20 serpientes cascabel que estaban siendo transportadas en un taxi. De acuerdo a las investigaciones preliminares, los reptiles habían sido encargados por un ciudadano asiático.

El secuestro de las 20 serpientes venenosas tuvo lugar en la tranca Warnes – Santa Cruz, en el kilómetro 17, donde efectivos de la fuerza del orden detuvieron a una mujer

“Como siempre el tema de la fauna silvestre mueve una cantidad significativa de dinero, a raíz de esta situación se piensa de que la suma que se mueven en el medio local serían inferiores a nivel internacional”, manifestó el coordinador del programa de Biodiversidad del ente departamental cruceño, Raúl Rojas. 

Te puede interesar: Suspenden por sexta vez juicio a chinos acusados de traficar colmillos de jaguar

Rojas agregó que la mujer había declarado que no era la primera vez que cumplía los requerimientos del ciudadano de origen chino. Ahora deberá comparecer ante la justicia por los delitos de destrucción y deterioro de bienes del Estado.

Recordó que hace algún tiempo se detuvo a otras personas que traficaban con colmillos de jaguar y lamentó que se esté traficando con la fauna silvestre, ocasionando daños irreversibles al ecosistema de la región amazónica.

Según las primeras indagaciones, las serpientes fueron capturadas en el área aledaña a Buen Retiro, al este del departamento y se encontraban en bolsas de yute.

 

Compártelo en redes sociales