DEPORTES

Red Uno de Bolivia.- Cristiano Ronaldo hizo su aparición continental con la Juventus de la peor manera. En su primer partido en el club italiano por la Champions League, tras su obtención del tricampeonato con el Real Madrid, duró en la cancha solamente 28 minutos y se fue expulsado en una polémica decisión.

En el encuentro frente al Valencia por el Grupo H en Mestalla, el portugués vio la tarjeta roja tras un forcejeo al borde del área rival en el que le dio un empujón al colombiano Jeison Murillo, quien cayó de manera aparatosa.

Esa caída generó la reacción del portugués, que automáticamente le recriminó tocándole la cabeza y, por eso, fue su rival el que se le fue al humo. El árbitro alemán Felix Brych, apoyado en uno de los asistentes (el que está se encuentra pegado a la línea del arco), le mostró la tarjeta roja de manera directa.

Te puede interesar: Secretos del éxito de Cristiano Ronaldo son revelados

La reacción del jugador de la Vecchia Signora fue única: se tiró en el césped sin poder creerlo. Además, se retiró del campo de juego notoriamente consternado, enojado y con lágrimas en los ojos.

Esta es la undécima expulsión de la carrera del máximo goleador de la historia de la Liga de Campeones (120 goles), que debería ser suspendido para el próximo partido europeo de la Juventus, a comienzos de octubre contra el Young Boys suizo en Turín.

CR7 fue fichado por 100 millones de euros por el club turinés en el mes de julio para tratar de conquistar la Champions, una competición que se les resiste desde 1996.

 

Compártelo en redes sociales