DEPORTES

Red Uno de Bolivia.- Siempre soñé con salir del país, jugar en un club grande y poder ayudar a mis padres económicamente, contó Gálvez a ESPN en una entrevista, después de recibir la propuesta de un miembro del cuerpo técnico de Portugal para irse a jugar a Europa.

María Cristina Gálvez, capitana de la selección nacional de futsala, que este miércoles (15:30 HB) se enfrentará a España por la medalla de bronce en los III Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

La extraordinaria jugadora llamó la atención de la prensa internacional por su talento con el balón “Él (miembro del cuerpo técnico luso) me dijo que íbamos estar hablando, pero si no se da en esta oportunidad, voy a seguir entrenando para cumplir más adelante mi sueño”, dijo.

Gálvez, quien deslumbró a propios y extraños con sus gambetas, regates y control de balón en Argentina, cuenta que a los cinco años fue la primera vez que tocó el balón y empezó a jugar fútbol, sobre todo porque proviene de una familia de salonistas, sus dos hermanas y cuatro hermanos practican este deporte.  De niña, ella debía hacer tratos con su hermana mayor Fernanda Luciana para que juegue fútbol con ella.

A ella le gustaba jugar con muñecas y a mí me gustaba jugar fútbol, entonces nos poníamos condiciones, si yo jugaba muñecas con ella, después iba a jugar fútbol conmigo. Así íbamos practicando las dos y a ella también le empezó a gustar, y ahora juega también”, cuenta “Coquito”, como la conocen sus amigos.

A sus 11 años, “La Peque”, como la llama la prensa argentina, fue descubierta por el club La Crema, de Santa Cruz, estuvo en ese equipo por alrededor de seis años. En 2018 fichó para Racing Junior, pero no recibe ni un centavo, ya que sigue siendo un deporte amateur. “No me pagan nada”, sostuvo.

También te puede interesar: Messi califica al posible nuevo fichaje del Barça: Griezman es un jugadorazo

“Coquito” aclaró que no optimizó su técnica en La Crema, sino que fue autodidacta.  “Aprendí sola. Mi casa no es muy grande, es repequeña y me ponía a practicar con mi hermana Fernanda, en mi cuarto, en mi sala, sacaba las mesas del comedor. La diferencia es que ella se rendía fácil, yo quería hacer una jugada y ella intentaba dos veces, se enojaba y dejaba a un lado el balón; yo seguía intentando, intentado hasta que me salía”, cuenta Gálvez, a quien apodaron “La Messi Boliviana”, a tiempo de indicar que fue su padre quien siempre estuvo alentándola.

 “COQUITO” JUGÓ LESIONADA EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS

María Cristina Gálvez, quien no sólo es la capitana de la selección nacional, sino la goleadora del equipo, jugó todo el torneo de los Juegos Olímpicos con una lesión en el tobillo izquierdo.

“Coquito” se lesionó en un nacional antes de los Juegos, pero la Asociación de Santa Cruz no la hizo examinar con el médico, por lo que viajó a Buenos Aires lesionada, y por “amor a Bolivia” jugó sin poner atención al dolor.

Hoy jugará ante España por la medalla de bronce y Gálvez ni siquiera puso en duda su presencia en el partido, pese a la prohibición de los galenos.

Los médicos me prohibieron jugar, porque es peligroso, pero no hay jugadoras y necesitamos sí o sí ganar, así que igual vamos a dar todo por esa medalla”, dijo.

Compártelo en redes sociales