ECONOMÍA

Red Uno Bolivia.- “Desafortunadamente estamos postergando el sueño cruceño, debido a lo que ustedes conocen, como las protestas sociales. En la medida que la gente tome conciencia de la necesidad de inversión, de la necesidad de realizar proyectos de envergadura en Bolivia, nosotros retomaremos las tareas en Rositas”, manifestó Rafael Alarcón, ministro de Energías, al periódico mensual El Progreso del Gran Valle.

Indicó que existen proyectos similares, mismos que están avanzando, pero subrayó que Rositas es un ícono porque está en Santa Cruz, mientras que los otros aprovechamientos están compartidos en el límite departamental entre Chuquisaca y Cochabamba.

Al respecto, el secretario General de la Gobernación cruceña, Roly Aguilera, manifestó que no recibieron ninguna comunicación formal por parte del Estado sobre la suspensión del proyecto Hidroeléctrico Rositas. Por ello, criticó la falta de capacidad y de sociabilización de las autoridades del Gobierno con los comunarios para mostrar los alcances del proyecto. 

Te puede interesar: ENDE y Ministerio de Energía socializan Proyecto Hidroeléctrico Rositas entre comunarios

“Una vez más el departamento es postergado por el Movimiento Al Socialismo, por este Gobierno que en 12 años ha fracasado en los proyectos icónicos de este departamento”, criticó. 

Aguilera remarcó que Rositas es un proyecto histórico no solo para la región, sino para el país y que su postergación frena el desarrollo de Bolivia, pues deja sin efecto la generación de electricidad, el avance de un importante sistema de riego, la provisión de agua potable, y deja indefensa a la zona en cuanto al control de las inundaciones que afectan al cultivo y a la seguridad alimentaria.

El 15 de septiembre de 2016, la Asociación Accidental Rositas (AAR) se adjudicó la ejecución de la ingeniería, suministro, construcción, montaje, pruebas y puesta en marcha de la hidroeléctrica Rositas bajo el sistema llave en mano.

La inversión proyectada para la obra era de 1.000 millones de dólares provenientes de un crédito del Eximbank chino, que iba a cubrir un 85% del valor de la represa y el otro 15% iba a estar a cargo del país. Sin embargo, ante el surgimiento de una serie de protestas y observaciones a la obra de parte de las comunidades de los valles cruceños, el presidente Juan Evo Morales advirtió con trasladar a otras regiones los recursos contemplados para la ejecución de Rositas.

Compártelo en redes sociales