INTERNACIONALES 

Red Uno Bolivia.- Más de 13 mil migrantes fueron expulsados por Argelia en el desierto del Sahara, sin agua ni comida y amenazados con armas de fuego obligados a caminar bajo un sol radiante que marcaba hasta 48 grados Cº. Entre ellos había niños y una mujer embarazada.

Hubo algunos sobrevivientes que lograron llegar hasta Níger, después de caminar 15 kilómetros llegaron rengueando hasta la aldea fronteriza de Assamaka, y cuentan en una entrevista que otros vagan sin rumbo durante días hasta que un equipo de rescate de Naciones Unidas pueda encontrarlos. Un número desconocido se encuentra desaparecido.

Había cadáveres de mujeres, hombres… Otras personas se extravían en el desierto porque no conocen el camino”, dijo Janet Kamara, que estaba embarazada en ese momento. “Todos iban a su suerte”.

La dramática historia de esta mujer y la experiencia que tuvo, la volvió fría, así lo expresó cuando relataba  que que incluso perdió la noción del tiempo “Perdí a mi hijo, mi bebé”, “Una mujer de veintitantos años también dio a luz y perdió a su bebé”, manifestó Kamara, que es liberiana.

Te puede interesar: Donald Trump es duramente criticado por separar a niños de padres inmigrantes

Argelia mantiene el hermetismo en torno a las cifras de expulsiones involuntarias. Sin embargo, el número de personas que cruzan hasta Níger va en aumento desde que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) comenzó un conteo en mayo de 2017, con 135 personas abandonadas, y 2.888 en abril de 2018. En total, según la OIM, 11.276 hombres, mujeres y niños han sobrevivido a la marcha.

Compártelo en redes sociales