INTERNACIONAL

Red Uno de Bolivia.- Suma otro escándalo. Uno de los cinco miembros de La Manada, Ángel Boza, fue detenido la tarde de este martes en la ciudad de Sevilla por la Policía local tras protagonizar un intento de robo y agresión en un centro comercial del barrio de Nervión, en la ciudad andaluza.

Según la versión facilitada por la policía, Boza fue sorprendido cuando intentaba robar unas gafas de sol. El integrante de La Manada, de 26 años, se dio a la fuga en su movilidad e intentó atropellar a dos vigilantes de seguridad, que resultaron heridos leves. El sindicado tenía suspendido su permiso de conducir.

Boza es uno de los cinco sevillanos condenados a nueve años de prisión por un delito de abuso sexual continuado a una chica de 18 años durante los sanfermines de 2016 en Pamplona. Como el resto de sus compañeros, está en libertad provisional.

Te puede interesar: Debaten diferencias entre abuso y agresión sexual por caso La Manada

Según informó la policía en un comunicado, el episodio comenzó cuando el miembro de La Manada intentó presuntamente sustraer unas gafas de sol en un establecimiento de un centro comercial. Al ser sorprendido, Boza huyó hacia el aparcamiento del centro, donde tenía estacionado su vehículo.

Dos vigilantes de seguridad fueron tras él. Pero, ya en el coche, Boza intentó arremeter contra ambos, que resultaron lesionados, aunque sin daños de gravedad. El miembro de La Manada logró escapar hasta que fue interceptado en la avenida de Menéndez Pelayo, cerca de los Jardines de Murillo.

El detenido tenía el carné de conducir suspendido por un juzgado de lo penal de Sevilla. Anoche permanecía declarando en la Jefatura de la Policía Local.

Compártelo en redes sociales