INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.-  Pedro Sánchez, en su primera gira por América Latina desde que asumió como primer ministro de España en junio, prometió apoyar cualquier esfuerzo por utilizar el diálogo en Venezuela para poner fin a una crisis económica y política que, según dijo, le preocupaba profundamente.

Sánchez inició su viaje por cuatro naciones latinoamericanas el lunes (27 de agosto) en Chile, uno de varios países de la región donde los venezolanos huyen para escapar de la hiperinflación y la escasez de bienes básicos bajo el presidente socialista Nicolás Maduro.

Pero Sánchez destacó que España, que una vez colonizó la mayor parte de América Latina, no tenía intención de interferir en los asuntos internos de la región. “No aspira a ser un país con una vocación de injerencia en la política latinoamericana”, sino “solo de apoyo”, destacó.

También le puede interesar: Presidente de España: Sánchez advierte que oleada migratoria requiere “respuesta común” europea

Sánchez expresó que “lo importante es no olvidarse de los venezolanos”, tanto de aquellos que están emigrando como consecuencia de la “crisis económica, política y social” como de aquellos que se quedan en su país.

Hablando junto a Sánchez, el presidente chileno Sebastián Piñera, un feroz crítico de Maduro, dijo que Venezuela ya no era una democracia.

Creemos que Venezuela ya no es una democracia. (Venezuela) que es un país que tuvo todas las oportunidades para progresar a través de la paz y la democracia, pero tomó el camino equivocado y donde hoy no hay democracia, no hay separación de poderes, no hay respeto por los derechos humanos y ningún estado de derecho” declaró el mandatario chileno.

Piñera aseveró que el PIB de Venezuela es menos de la mitad de lo que fue hace 12 años “y la falta de alimentos y la falta de medicamentos literalmente significa que grandes sectores de la población venezolana están en riesgo de morir”.

Varios países de América Latina, incluidos Chile, Perú, México, Argentina y Brasil, han pedido a Maduro que promulgue reformas democráticas y acepte la ayuda humanitaria internacional para frenar el éxodo de venezolanos en toda la región.

Sánchez anunció planes para realizar reuniones del Consejo de Ministros fuera de Madrid por primera vez. Dijo que una de las reuniones se celebraría en Barcelona “antes de fin de año” en lo que parecía ser una señal para normalizar las relaciones con Cataluña.

Compártelo en redes sociales