INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Lilian Quezia Calixto, trabajadora bancaria viajó 2.000 kilómetros desde Cuiabá hasta Río de Janeiro (sudeste) Brasil, para someterse a un aumento de glúteos a través del polémico relleno con polimetilmetacrilato, recomendando por sus amigas.

Fue intervenida quirúrgicamente por el rey de la cirugía estética Denis Furtado de 45 años, más conocido como el ‘Doctor bumbum’, quien utilizó el ático de su apartamento en Barra de Tijuca (zona oeste) para llevar a cabo el complicado trabajo de glúteos, sin contar que la mujer poco después se sentiría mal hasta llegar de emergencia al hospital el domingo por una taquicardia e hipotensión. Tuvo cuatro paros cardíacos y trágicamente perdió la vida.

El doctor bumbum, presumía en las redes de su fama y de hacer magia en los cuerpos de las brasileñas, así lo evidenció su cuenta de Instagram en la que contaba con más de 650.000 seguidores, la mayoría mujeres.

Pero tras la muerte de su paciente, Denis Furtado, desapareció y está siendo buscado por homicidio calificado y asociación criminal. En tanto que su novia, que según los medios era también su asistente, está presa.

También te puede interesar: Clínica señalada de mala praxis rechaza acusaciones y muestra documentación de la cirugía

Por su parte, su abogada defensora calificó como muy apresurado dar una conclusión sobre la muerte de Lilian y la eventual responsabilidad de su cliente. Sin embargo, “la directora del hospital contó que Lilian todavía estaba lúcida y describió lo que había ocurrido“.

La Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica (SBPC) repudió rápidamente el caso. “No se puede hacer un procedimiento plástico en un apartamento. Hay muchas personas que venden una ilusión, una fantasía para pacientes de una forma no ética y las personas, fragilizadas, se sienten atraídas muchas veces por precios bajos, sin querer saber si serán operadas en condiciones adecuadas“.

Este cirujano plástico recuerda, además, que el relleno con biopolímeros y polímeros es muy peligroso y ha causado problemas y hasta la muerte de decenas de mujeres en América Latina, con casos especialmente sonados en Venezuela.

Compártelo en redes sociales