INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Sucedió en Colombia, en la ciudad de Villavicencio. La ilusión que tenía Luisa Fernanda Buitrago de 14 años, terminó en una total tragedia después de realizarse un tatuaje debajo del seno derecho mientras se encontraba en estado de gestación. La consecuencia de una mala decisión derivó en el contagio de una bacteria que la dejó en silla de ruedas y posteriormente le provocó un aborto.

La tragedia ocurrió en 2016, pero hasta hoy la joven que ya tiene 15 años decidió contar su historia de vida para evitar que otras adolescentes les suceda lo mismo. El tatuaje le costó US$13,3. En aquel grabado se puede leer: “No me dejes caer jamás“.

La infección, adquirida por la falta de asepsia del lugar donde se realizó el tatuaje y en los instrumentos con los que se elaboró, le ocasionaron una pérdida de sensibilidad en las piernas.

También te puede interesar: Insólito: 16 enfermeras embarazadas al mismo tiempo en un hospital

Empecé con un dolor de espalda, sentía hormigueo en los pies, se me inflamó el estómago, no sentía las partes íntimas“.

Los médicos se dieron cuenta que tenía una infección en toda la espalda a través de una resonancia magnética, por lo que fue sometida a varias cirugías para drenar y lavar la columna. Además de varios medicamentos recetados para contrarrestar la bacteria.

En la actualidad, la joven no pierde las esperanzas de volver a caminar y espera por una cirugía que le ilusiona para que vuelva a ser independiente.

Compártelo en redes sociales