INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Wong Siew-fung y su hija de 16 años fueron encontradas sin vida en su vehículo en el que funcionaban los parabrisas, aunque ese día de 2015 no llovía, raspando el vidrio seco, lo cual alarmó a un transeúnte que pasó dos veces por el lugar y descubrió la terrible escena.

Los resultados de la autopsia revelaron que ambas habían muerto por inhalación de monóxido de carbono, pero el gas no se había filtrado desde el vehículo sino que aparentemente provenía de una pelota de yoga en el maletero que los procuradores aseguran había sido inflada con el gas por el propio esposo de Wong.

El fiscal Andrew Bruce le dijo a la corte que Khaw Kim-sun, un anestesista de 53 años, había bombeado monóxido de carbono en la pelota, para luego colocarla en el vehículo en mayo de 2015, como parte de un plan para matar a su esposa pero que “lo último que quería era matar a su hija de 16 años”.

El hombre fue acusado de dos cargos de asesinato, aunque él se ha declarado totalmente inocente. Sin embargo las autoridades manifestaron que Wong llevaba tiempo engañando a su esposa con una de sus alumnas de la que se había enamorado y con la que presuntamente planearon el crimen.

También te puede interesar: Fallecen 2 periodistas por intoxicación de monóxido de carbono

Habría ordenado decenas de miles de dólares en monóxido de carbono, asegurando que lo utilizaría para un experimento científico. Cuando sus colegas lo vieron inyectándolo a unas pelotas de yoga, él les aseguró que iba a probar el gas en conejos.

Compártelo en redes sociales