INTERNACIONALES

Red Uno Bolivia.- Un año más que se celebra la tradicional y cruel matanza de cientos de ballenas y delfines que es celebrada hace siglos por familias enteras que habitan en las costas de la Islas Feroe, una nación autónoma en el Atlántico Norte, dentro del Reino de Dinamarca.

 

Este ritual se lo realiza cada verano y es denominado ‘Grindadráp’. Los pobladores de Feroe rodean y guían decenas de ballenas piloto hacia las aguas bajas de la costa y allí son matadas con lanzas que se introducen a través del cuello de los animales para quebrarles la columna vertebral.

Este año se sacrificaron 436 ballenas y 198 delfines, a manos de adultos y niños de hasta cinco años de edad, que con gran orgullo realizan esta tradición y tiñen totalmente las aguas de sangre. Para posteriormente distribuirse la carne y la grasa entre todos los participantes de la actividad y los habitantes del lugar.

 

 

REPERCUSIONES INTERNACIONALES

La organización Sea Shepherd, que se ocupa de la protección de la fauna marina, ha intentado varias veces frenar esta práctica en las Feroe con la apertura de varios procesos legales que no han tenido resultados. De igual manera otros grupos ambientales han difundido las imágenes de la matanza para alertar sobre su práctica.

También te puede interesar: Ballena muere al tragarse ochenta bolsas de plástico

El portal Velvet Pets informó que varios activistas de esa ONG fueron detenidos a principios de agosto por autoridades locales debido a que protestaron por la muerte de 150 ejemplares acuáticos.

 

Fuente: Reuters

 

Compártelo en redes sociales