INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Katrina Shangreaux, es la madre de 30 años que asesinó a su hijo de dos años en julio del 2016, luego de que el menor mojara la cama y le “torciera los ojos”, según comentó. Se declaró culpable de asesinato en segundo grado en marzo del 2018 y fue sentenciada a 40 años de prisión este 17 de julio.

Ella admitió haber golpeado a su hijo Kylen de dos años con un cinturón. Reconoció que lo arrojó al suelo y lo golpeó en el estómago cuando llegó a su casa el 28 de julio del 2016 y se percató de que el pequeño había mojado la cama.

También señaló que se enojó aún más luego que el pequeñole torció los ojos” y la llamó “Angie”. Este es el nombre de la tía paterna del menor, Angie Shangreaux, quien tuvo su custodia hasta que un tribunal tribal se la devolviera a su madre.

La asistente de la fiscal federal, Sarah Collins, le dijo al tribunal durante la sentencia que Shangreaux le había provocado al menor sangrado cerebral. También indicó que el pequeño tenía quemaduras de cigarrillo en su cabeza y que sus genitales estaban horriblemente mutilados.

También te puede interesar: Perro rottweiler cuidó y salvó de morir a un bebé recién nacido

The Rapid City Journal informa que si bien las pautas de sentencia para Shangreaux sugirieron de 27 a 33 años, el juez jefe Jeffrey L Viken aumentó la sentencia debido a que el crimen fue “inusualmente atroz“. Describió la muerte de Kylen como “horrible, depravada, torturante y humillante” y señaló que el niño nunca podría haberse defendido así mismo.

Después de matar al menor, Shangreaux limpió la sangre y las heces de Kylen con ayuda de su madre, Sonya Dubray. Cuando finalmente llamó al 911, le dijo al operador que su hijo se había ahogado con el jugo de manzana.

El padre del difunto Kylen está cumpliendo una condena en prisión federal por abuso y negligencia de un hijo con una mujer diferente.

Compártelo en redes sociales