INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- El supertifón Mangkhut (también conocido como ‘Ompong’) se formó la semana pasada en la parte norte del océano Pacífico, arrasando el sábado con Filipinas y el domingo azotando la costa sur de China, según citó AFP a el empleado de la Agencia Meteorológica de Japón, Hiroshi Ishihara, quien afirmó que se trata del tifón más “violento” del año.

Al menos 65 personas han muerto y los daños en infraestructura son incalculables: fueron cortadas las líneas de comunicación, se interrumpió el suministro de electricidad, los techos de varios edificios fueron arrancados, cayeron árboles y se produjeron deslizamientos de tierra que dañaron varias carreteras.

Se reportó que la tormenta dejó fuera de funcionamiento el aeropuerto de la ciudad de Tuguegarao y causó la cancelación de 254 vuelos.

Según informó este domingo el Consejo Nacional de Reducción y Gestión del Riesgo de Desastres (NDRRMC), 270.388 personas en 30 provincias fueron afectadas por el supertifón y 137.994 personas fueron acogidas en 1.250 centros de evacuación. Aproximadamente cuatro millones de personas se encontraban entonces en el camino de la destrucción, reseña AFP.

La isla de Luzón es una región agrícola, una de las principales productoras de maíz y arroz de Filipinas. Por ello preocupa el hecho de que las cosechas de la isla fueran destruidas por el lodo a solo un mes de la recolecta.

Mangkhut es el decimoquinto ciclón tropical que azota Filipinas en el 2018, reseñó Rappler. El país recibe un promedio de 20 ciclones tropicales por año y, por ahora, Mangkhut resultó ser el más catastrófico del año.

La costa sur de China

En China el supertifón llegó con vientos de 162 km/h causando la muerte al menos a dos personas. La agencia Xinhua reportó la evacuación de más de 2,45 millones de personas.

Fueron suspendidos los trabajos en más de 29.000 construcciones y se cerraron 632 lugares turísticos, ya que se reportaron tambaleos de rascacielos y ventanas rotas, fachadas colapsadas y vestíbulos inundados.

Al menos 213 personas resultaron heridas en la ciudad de Hong Kong: el epicentro del tifón pasó a una distancia de 100 kilómetros de esa excolonia británica, obligando a las autoridades a suspender el funcionamiento del puerto y cancelar casi 1.000 vuelos, así como los servicios de ferris y autobuses.

También le puede interesar: Horrible criatura peluda fue encontrada en Filipinas y temen que sea parte del apocalipsis

Compártelo en redes sociales