INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Frente a las protestas y críticas contra la Casa Blanca por la separación de familias inmigrantes que se está llevando a cabo en la frontera sur de Estados Unidos y México, la primera dama de EE.UU., Melania Trump, dijo que no apoya la política migratoria, expresó que odia ver a las familias separadas de sus hijos cuando cruzan ilegalmente la frontera del país norteamericano.

Trump, espera que los legisladores demócratas y republicanos del Congreso puedan reformar las leyes de inmigración de la nación para evitar tal situación, según un comunicado de su oficina.

Por su lado la ex primera dama Laura Bush se sumó a las palabras de Melania Trump y calificó la política de “cruel” e “inmoral”. ”Aprecio la necesidad de hacer cumplir y proteger nuestras fronteras internacionales, pero esta política de tolerancia cero es cruel”, escribió en su red social. “Sabemos que este tratamiento inflige trauma”, denunció.

Mientras los demócratas califican de “diabólica” la separación de menores y adultos, Donald Trump responsabiliza de la situación a una ley que asegura haber heredado de los demócratas.

Como consecuencia de la política tolerancia cero, cientos de niños son alojados a diario en centros de detención donde se les mantiene alejados de sus padres. Grupos de derechos humanos criticaron duramente la medida por considerar que no tiene precedentes.

También te puede interesar: Trump culpa a los Demócratas por separar a niños inmigrantes de sus padres

Compártelo en redes sociales