INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Decenas de miles de argentinos se reunieron frente al Congreso Nacional la noche del martes (21 de agosto) pidiendo al Senado de Argentina que suprima a la ex presidenta y actual senadora, Cristina Fernández, de su inmunidad (“desafuero”) en medio de un escándalo de soborno.

“Devuelvan lo robado”, “Extinción de Dominio ya”, “impunidad nunca más” y “cárcel a la reina de la mafia”, fueron algunas de las consignas que se podían leer. “Chorra, chorra, chorra”, y “el que no salta es un ladrón” se los escuchó cantar, reseñó el Clarín.

Argentinos se protestan frente al Congreso exigiendo se suprima la inmunidad de la ex presidente y senadora argentino, Cristina Fernández (Video Reuters)

Fernández está bajo la observación de la justicia argentina por su supuesto vínculo con el llamado escándalo de las “mochilas”, luego de que el periódico local La Nación publicara a principios de este mes el contenido de varios cuadernos guardados por el conductor del secretario del ministro de Tesoro, quien detalló cómo transportó dinero de sobornos de las empresas de construcción a funcionarios del gobierno desde 2005 a 2015. Se han realizado más de una docena de arrestos por el escándalo se extiende.

También le puede interesar: Cristina Kirchner pidió nulidad del caso de pago de coimas

Fernández acordó el martes permitir que los investigadores busquen propiedades que le pertenecen como parte de un caso de corrupción en el que los ejecutivos de la empresa de construcción han dicho que pagaron sobornos por contratos con el gobierno.

El escándalo es importante para las elecciones presidenciales del próximo año, en las que la izquierdista Fernández intentará reemplazar al actual líder de Argentina, Mauricio Macri, cuya popularidad ha disminuido a medida que la economía entra en recesión y aumenta la inflación.

Más de una docena de ejecutivos y funcionarios de la administración de Fernández han sido arrestados. Fernández dice que está siendo perseguida por Macri, y lo acusa de usar el escándalo para distraer la atención de los medios de una economía afectada por una inflación que supera el 31 por ciento anual.

Compártelo en redes sociales