INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Rapi Ananda Pamungkas vive en Indonesia, tiene solamente dos años y fuma como todo un hombre mayor. El pequeño empezó fumando las colillas de cigarrillo que encontraba en la calle y así se volvió adicto. En su peor momento, llegó a fumar 40 por día.

Para la familia ya es normal que el niño haga eso, aunque su madre Maryati, de 35 años, manifestó que ha tratado de hacerlo dejar ese vicio, sin embargo, no puede evitarlo cuando Rapi hace sus berrinches que sólo calma cuando le compra el tabaco, que ella misma le enciende.

El video donde se ve al pequeño fumando como todo un profesional ha sido reproducido en todo el mundo por miles de personas, llegando a vista de autoridades que intervinieron el caso y desde entonces el niño ha bajado su dosis diaria, aunque de momento no lo ha dejado completamente.

También te puede interesar: Juan Pari declara ser adicto a las drogas y al cigarro para ser trasladado de cárcel

Lo lamentable es que ya se empieza a ver las consecuencias de tremenda adicción del menor. “El otro día tuvo una fiebre extraña. Su cuerpo se calentaba y luego se enfriaba. Nunca le había pasado”, aseveró su madre. Las secuelas en el cerebro pueden ser permanentes por su corta edad.

 

Compártelo en redes sociales