INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- En Perú un asesinato ha causado conmoción por las crueles circunstancias que rodean el caso: Sus hijos y su hermana ahorcaron en Ayacucho a Teodora Quispe Ccayllahua, de 74 años, como parte de un presunto ritual satánico. Si las circunstancias del asesinato son aterradoras, la confesión de uno de los autores materiales, lo es aún más.

Percy Condori Quispe, uno de los agresores, balbuceó  “Gracias padre, gracias Cristo”, y aseguró haber sido “engañado” y que pensó que era verdad lo que sucedía, al referirse a la supuesta posesión del demonio en el cuerpo de su madre.

También le puede interesar: Cronología: secuestro y asesinato de los tres estudiantes de cine en México

La aterradora confesión culminó con un “aleluya, señor Jesús”. Sin embargo, la Policía considera que los hermanos asesinos están ocultando información.

Otro punto importante es los resultados de la necropsia, que reveló la verdadera causa de la muerte de la madre: traumatismo cervical, es decir, que alguien la ahorcó hasta acabar con su vida.

Esta persona sería Aurelia Condori, la otra hija de la víctima, pues confesó que “sus manos fueron sus espadas para combatir al diablo” que se apoderó del cuerpo de su madre. Asimismo, dijo que su víctima estaba embarazada del demonio, por lo que debió evitar ese nacimiento.

Lo más increíble es que ella aseguró que su madre reviviría una hora después de haberla asesinado en el ritual satánico, pero, como eso nunca sucedió, su hermano, Percy Condori, acudió a la delegación policial y pidió que acudieran a su vivienda a realizar las investigaciones.

Compártelo en redes sociales