INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Un excursionista identificado como Gus Hutt, se encontraba pescando en Nueva Zelanda cuando halló a un bebé de 18 meses flotando en el océano, y lo rescató en un incidente que es considerado por la opinión pública de ese país como un “milagro increíble”.

El héroe acampaba en el Campamento Vacacional Murphy, en la Isla Norte de Nueva Zelanda, y había salido a una playa vecina el 26 de octubre a eso de las 06:15, hora local, cuando divisó “una pequeña figura flotando en el agua”, y al principio consideró que era un objeto inerte hasta que escuchó que el pequeño “soltó un pequeño chillido”.

Aún cuando me estiré y lo agarré del brazo, todavía creía que era una muñeca“, dijo Hutt al medio local NZ Herald.

El niño se había escapado de la carpa donde acampaban sus padres y había terminado en el agua.

“Su cara parecía de porcelana con su pelo corto aplastado por el agua, pero cuando soltó un pequeño chillido pensé ‘por Dios, es un bebé y está vivo”, relató Hutt, quien añadió que el pequeño “estaba flotando a un ritmo continuo… Si hubiese llegado un minuto después no lo hubiera visto”.

“Tuvo una suerte increíble, pero simplemente no estaba destinado a irse, no había llegado su hora”, dijo el pescador.

La esposa de Hutt, Sue, alertó al personal del campamento, que les informó que únicamente había una pareja con un bebé. Los servicios de emergencia también fueron alertados.

La madre del bebé “gritó” cuando le informaron de que su hijo había sido encontrado dentro del agua, pero la pareja luego agradeció a los Hutt antes de regresar a casa.

También le puede interesar: Abandonan a una bebé en la basura del baño de un mercado

Compártelo en redes sociales