INETRNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Un funcionario del gobierno turco dijo a la cadena CNN que el periodista Jamal Khashoggi fue descuartizado tras su muerte, mientras que investigadores turcos están investigando la muerte del periodista saudí, cuya desaparición el 2 de octubre, creó una ruptura diplomática entre Arabia Saudita y Occidente, y el Reino Unido, Francia y Alemania exigieron una “investigación creíble” sobre los eventos.Uno de los cinco sospechosos identificados por Turquía en la desaparición del periodista Jamal Khashoggi, fue compañero frecuente del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, informó ayer The New York Times.

Se le vio descender de aviones con el príncipe Salman en París y Madrid y fotografiarse durante sus visitas a Houston, Boston y Naciones Unidas.

Otros tres de los señalados están vinculados a la seguridad del príncipe heredero y el quinto es un médico forense que ocupa un cargo directivo en el Ministerio del Interior saudita.

Si como dicen las autoridades turcas, estos hombres estuvieron presentes en el consulado saudita en Estambul, donde Khashoggi desapareció el 2 de octubre, podrían proporcionar un vínculo directo entre lo que sucedió y el príncipe Mohammed.

En tanto, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, aseguró que Riad está de acuerdo en realizar una investigación exhaustiva para aclarar la desaparición de Khashoggi, dijo ayer tras reunirse con el príncipe heredero y antes de viajar a Turquía.

Los funcionarios de Arabia Saudita que debían facilitar el registro de la residencia del cónsul saudí en Estambul por parte del equipo turco que investiga la desaparición del periodista Jamal Khashoggi, impidieron esa inspección al cortar todos sus contactos con los inspectores del país anfitrión.

Así lo informa hoy el diario Hürriyet, según el cual, el equipo de policías, fiscales y forenses turcos esperó ayer en vano durante horas, hasta entrada la noche, delante del recinto de la residencia a que se les abrieran las puertas.

Los funcionarios saudíes, que el martes acompañaron a los turcos en su registro de las oficinas del consulado saudí en Estambul, donde Khashoggi fue visto por última vez, no respondieron esta vez a las llamadas telefónicas de las autoridades turcas.

El equipo investigador se había trasladado hacia las 15.30 del martes a la residencia del cónsul, ubicada a unos 500 metros de la legación, y pretendían buscar en la vivienda del diplomático huellas de un eventual crimen.

Entre otros, querían aplicar luz ultravioleta y usar un compuesto químico llamado Luminol para descubrir manchas de sangre.

También te puede interesar: VIDEO: Reportero enfrenta tormenta Florence pero dos tranquilos peatones arruinan la escena

Para entonces, los medios turcos habían informado de que se había encontrado cierta evidencia del asesinato de Khashoggi en el registro del consulado, sin que hasta el momento se filtraran detalles sobre las mismas, mientras no hay tampoco ni confirmación ni desmentido oficial.

Sin embargo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se refirió ayer, en declaraciones a la prensa, a la presencia de “materiales tóxicos”.

Mi esperanza es que podamos llegar a conclusiones” que permitan formarse una “opinión razonable lo antes posible, porque la investigación está investigando muchas cosas, como los materiales tóxicos y los materiales que se eliminan al pintarlos”, dijo el jefe del Estado.

Compártelo en redes sociales