INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Yoshiki Fujimoto, un bebé de dos años fue hallado con vida en medio del bosque en Japón, después de estar tres días perdido en el monte rodeado de insectos y con una temperatura alta de 34 grados centígrados.

Su desaparición movilizó a decenas de voluntarios que se internaron en el bosque para encontrar al niño, sin embargo, fue un hombre de 78 años que escuchó a Yoshiki responder a sus llamados “Grité Yo-chan (sufijo usado en Japón para los niños), y él respondió ‘Sí, aquí‘”, relató Haruo Obata a las cámaras de televisión.

También te puede interesar: Bebé muere al caerse de los brazos de su padre cuando bajaba del microbús

El bebé se encontraba sentado encima de una roca y con los pies descalzos, rápidamente el voluntario envolvió al pequeño en una toalla y lo llevó en brazos hasta el pueblo. Según contó el propio Obata, tenía energía y hambre, pues le ofreció una bolsa de caramelos y el niño se la “arrebató y los aplastó“. La madre, de 37 años, rompió en llano cuando lo vio.

No tiene heridas importantes, solo algunos rasguños y una ligera deshidratación, y podrá abandonar rápidamente el hospital“, explicó Hiroyuki Nishihara, un responsable del centro donde fue ingresado el bebé.

Fue el domingo que Yoshiki salió de paseo con su abuelo y su hermano. El hombre de la tercera edad lo había dejado volver solo a su casa, distante a unos 100 metros, donde lo esperaba su madre. Ahí se perdió su rastro.

Me gustaría agradecer a la policía, a los voluntarios del equipo de rescate y a los vecinos”, dijo el abuelo de Yoshiki Massanori Fujimoto, de 66 años. “Perdonadme, ya que fui yo quien dejó de vigilarle“, añadió.

Compártelo en redes sociales