INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- El violador y asesino de una niña de ocho años, el cual permaneció desaparecido durante 30 años después que cometió el crimen en Fort Wayne (Indiana), finalmente fue detenido por la Policía el pasado mes de mayo.

April Tinsley era una hermosa niña con cabello rubio y ojos oscuros, quien desapareció cuando se dirigía a la casa de un amigo para recoger un paraguas y fue encontrada muerta tres días después en 1988, en una zanja y con signos de haber sido sexualmente agredida.

Luego de dos años apareció en las paredes de madera de un silo, ubicado cerca de donde fue hallado el cuerpo estrangulado y a pocos metros del único zapato que se encontró de la víctima, un tallado criminal: “Yo maté a April Tinsley. ¿Encontraron el otro zapato? Ja, ja, volveré a matar”. La burla desconcertó a la comunidad y volvió a dar fuerzas a los investigadores, pero no dieron con el sospechoso.

También te puede interesar: Caso de niña violada y embarazada agita el debate sobre el aborto en Argentina

Demoró catorce años para volver a sus fechorías y en 2004 aparecieron cuatro notas en hogares distintos de Fort Wayne. Tres de ellas fueron dejadas en bicicletas de niñas, depositadas en bolsas de plástico junto a condones usados y fotos en las que el mostraba sus genitales. “Hola, cariño. Te he estado observando. Soy la misma persona que violó y mató a April Tinsely. Eres mi próxima víctima“, decía una de las notas, según el FBI. Además, el sujeto exigía que la joven informara a la policía sobre el mensaje y amenazaba con que si no veía un artículo al respecto en el periódico o en televisión, haría volar su casa.

La policía afanada en poder capturar al asesino enfermo utilizó los avances tecnológicos y mediante las muestras de ADN extraídas de los condones hicieron comparación con las que se encontraron en la ropa de April y fueron compatibles. Dos personas eran las sospechosas.

Los investigadores siguieron a uno de ellos y sacaron la basura de su casa, donde se encontraban condones que había utilizado el hombre, los cuales coincidían con las muestras anteriores que se estudiaron.

Miller confesó la muerte de la niña de ocho años después de enterarse de que la policía tenía muestras de su ADN que lo vinculaban con el asesinato. Admitió que llevó a la menor a su remolque, la violó y la estranguló para evitar que lo delatara a la policía. Al día siguiente de arrojarla en la zanja, encontró su zapato en el automóvil y lo arrojó.

Miller acudió este lunes esposado de pies y manos a un tribunal del condado de Allen donde se leyeron los cargos preliminares en su contra. Se le acusa de asesinato, abuso sexual de menores y el secuestro de Tinsley.

Una decena de familiares y amigos de la víctima estuvieron presentes. La fiscal del condado de Allen tiene 72 horas para presentar cargos formales contra Miller, quien está detenido sin posibilidad de fianza.

Compártelo en redes sociales