NACIONAL

Red Uno de Bolivia.- Luego que el gobierno de Malasia decidió abolir la pena de muerte a más de 1.200 presos en su país, entre ellos el boliviano Víctor Eduardo Parada, que fue arrestado por tráfico de drogas y condenado a morir en la horca, la Cancillería de Bolivia informó que ya tomaron conocimiento del caso.

En conferencia de prensa, el ministro de Relaciones Exteriores, Diego Pary, manifestó que entablaron contacto con la familia del acusado y que espera que dicha noticia pueda efectuarse en favor del joven cruceño, para que pueda pagar su condena en la cárcel y no por ahorcamiento como establecen las leyes del país asiático. 

La pena de muerte, por ahorcamiento, está vigente en la ley de Malasia para una serie de crímenes que van desde el asesinato hasta el secuestro, pasando por la posesión de armas de fuego y el tráfico de drogas.

Te puede interesar: Intentarán evitar ejecución en la horca de boliviano en Malasia

“Hemos recibido la información. Esperamos que esta noticia que hemos recibido se pueda efectivizar y el boliviano que está afectado al menos pueda cumplir su condena y no sea condenado a pena de muerte”, afirmó.

La última información que se tuvo de su caso, fue de que estaba incomunicado en una cárcel de Kuala Lumpur y que tendrá que esperar dos años para saber si su condena será revocada. Su defensa presentó una apelación en marzo de este año.

Un alto responsable del gobierno, Liew Vui Keong, dijo este jueves que se aplicará una moratoria a las ejecuciones de los condenados, según informaron medios locales. “Como abolimos este castigo, las ejecuciones no deberían llevarse a cabo”, dijo al periódico Star. La enmienda para suprimir la pena capital será presentada el lunes en el parlamento.

Víctor está detenido en una cárcel de Selangor desde 2013, cuando fue encontrado con cápsulas de cocaína en el estómago.


Compártelo en redes sociales