NACIONAL

Red Uno de Bolivia.- Tras una multitudinaria marcha y concentración, los cocaleros de Los Yungas determinaron la tarde de este lunes quedarse en la ciudad de La Paz, con movilizaciones diarias. Además, pidieron la renuncia del presidente Evo Morales por intentar permanecer en el poder. 

La protesta que estuvo apoyada por algunos grupos de oposición, demandaron respeto a la hoja de coca ancestral, la liberación de su dirigente Franklin Gutiérrez, la salida de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) de su región, entre otros pedidos.

“La lucha ha empezado (…) de lucha sectorial vamos a pasar a una lucha nacional hasta que renuncie este Gobierno, queremos verles en la cárcel”, manifestó el secretario ejecutivo de los sindicatos de Los Yungas, Tito Flores, en un discurso en la plaza San Francisco, en el centro de la capital La Paz, según un reporte de AFP.

Te puede interesar: Cocaleros marchan con féretros de sus compañeros abatidos en La Asunta

En horas de la mañana, la marcha que comenzó hace una semana en la región de La Asunta, a la cabeza de mujeres, y que se nutrió a los largo de Los Yungas, llegó a la ciudad de La Paz con 200 cocaleros, donde fue recibida por otros sectores que les expresaron su apoyo, como la UPEA y la UMSA. Ya en la sede de Gobierno se observó que miles se sumaron a la movilización que recorrió el centro paceño.

Por su parte el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, aseveró que la protesta cocalera “ya se trastorna, porque en el fondo están buscando la desestabilización del gobierno del presidente Evo Morales”. 

Los cocaleros se concentraron en la plaza de San Francisco, donde hubo actuaciones musicales, discursos y sus dirigentes se reunieron para definir los pasos a seguir. Los yungueños planean quedarse en la sede de Gobierno por lo menos hasta el miércoles, cuando se realizará una audiencia de apelación a la detención preventiva del líder de Adepcoca, Franklin Gutiérrez. 

Compártelo en redes sociales