POLICIAL

Red Uno Bolivia.- El lunes 18 de junio se conocía el macabro hecho, en el que resultó muerta Maeva Quispe Ortiz por causa de una hemorragia interna que sufrió producto de múltiples heridas que involucró hematomas y costillas fracturadas. Dejó tres niñas en la orfandad, dos de ellas presenciaron los hechos de violencia que sufrió su madre.

Félix Sejas Hinojosa de 34 años, fue sentenciado a 30 años de cárcel, sin derecho a indulto, en el penal de El Abra, tras someterse a un proceso abreviado y declararse culpable del crimen de feminicidio.

Sejas cumplía una condena en el penal de máxima seguridad “Abra” desde el 2015, acusado de intento de feminicidio porque agredió a Maeva cortándole los glúteos y las piernas. Dos años después se acogió a un proceso abreviado siendo acusado por violencia doméstica. Maeva lo perdonó y volvieron a vivir juntos, pero lamentablemente la joven madre perdió la vida en manos de su pareja y constante agresor.

También le puede interesar: Acusan a un sujeto de violación e intento de feminicidio contra su pareja

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), Luis Choque, informó que Sejas Hinojosa se presentó en la EPI Sur, por la presión de la detención de su madre. Señaló que la escena del crimen fue modificada por la familia de Félix, quien estaba en Oruro y pretendía escapar a Chile.

El autor confeso fue trasladado a “El Abra” en medio de un fuerte resguardo policial, se conoce que al momento de aceptar la responsabilidad del crimen pidió perdón a la familia de la que en vida fue su pareja. Ahora la familia de la víctima pide ayuda para cubrir los gastos de las niñas, en especial de la pequeña de 5 meses que está internada en el Pabellón de Quemados con 25 días de impedimento.

Compártelo en redes sociales