POLICIAL

Red Uno Bolivia.- Familiares y vecinos de la zona de Sivingani dieron el último adiós en el cementerio general a los tres niños que fueron asesinados por su madre, haciéndoles ingerir veneno. Hondo dolor y desconsuelo embargó a sus familiares que los condujeron a su última morada.

Los pequeños Antoni Mamani, Gabriel Mamani y Melisa Mamani víctimas de infanticidio fueron enterrados. Gonzalo Mamani padre de 28 años de los menores, rompió en llanto mientras repetía “Qué culpa tenían, qué culpa… mis hijos”.

También le puede interesar: Investigan a una pareja de esposos por infanticidio en El Torno

Con este caso la Defensoría de la niñez y adolescencia de Cochabamba ya tiene registrados cinco casos de infanticidio.

Compártelo en redes sociales