POLICIAL

Red Uno de Bolivia.- El operativo sorpresa perpetrado por Interpol la mañana del viernes en dos alojamientos de la zona del mercado Los Pozos, no sólo dio con la detención de extranjeros indocumentados, sino desveló un problema de nunca acabar y que es un reflejo de la actual sociedad: El abandono de niños acogidos por la marihuana

La intervención en estos dos lugares dio con siete menores de edad, entre 8 y 13 años, que a vista y paciencia de una persona adulta, que fungía como quien supervisara la obra, consumían clefa y marihuana obtenidos de la manera más fácil. Así, desperdiciando una etapa preciada como es la infancia. 

Y es que el maleficio no radica en ellos, sino en el núcleo de la sociedad llamada familia, esa integración formada por ambos progenitores que está para dar calor, amor y encaminar a los más necesitados

Te puede interesar: Avioneta de la FAB se estrella con tres tripulantes en Bulo Bulo

Antes que todos los detenidos fuesen llevados hasta dependencias de Interpol para su investigación, Notivisión se acercó a uno de los menores y conoció su testimonio, ese drama en el que otros niños están sumergidos.

Agolpado en el vehículo policial, con la cara tapada, el niño de 10 años de edad reconoció que es consumidor de marihuana, que recién inició en ese camino y que uno de sus proveedores fue un hippie que le vendió la sustancia envuelta en una bolsita por Bs. 20. 

El infante se vale de limpiar vidrios en los semáforos donde reúne el poco dinero para darse modo y  comprar la hierba. Admite que quisiera retornar a su hogar, en su voz se siente, aunque se muestra dubitativo por el camino que ha iniciado y que encontró refugio. 


Compártelo en redes sociales