POLICIAL

Red Uno de Bolivia.- La depresión llevó a dos mujeres a tomar decisiones fatales, en dos casos sacudieron a los cochabambinos y a Bolivia. El 14 de agosto una mujer de 25 años tomó la decisión de quitar la vida a sus tres hijos en la zona de Sivingani para luego intentar suicidarse, no logrando su cometido, por lo que fue enviada a la cárcel acusada de infanticidio.

El sábado 20 de octubre quedó marcado en la comunidad de San Lorenzo de San Benito, cuando Margarita Apaza de 28 años, envuelta en un cuadro depresivo y ansiedad decidió envenenar a sus pequeños hijos de 7, 4 y 1 año, ingiriendo la misma sustancia para luego ahorcarse dentro de su vivienda. Dejó varias cartas póstumas explicando los motivos de su determinación.

Edubig Huanca de 22 años pareja de Margarita y padre de los pequeños fue aprehendido después de prestar su declaración ante la Fiscalía del Ministerio Público. Esta pareja llegó de la ciudad de La Paz, buscando días mejores, pero las constantes peleas derivaron en una separación.

También te puede interesar: Un padre halla muertos a sus tres hijos y a su esposa

En las cartas póstumas Margarita indicaba que era víctima de violencia física, psicológica y económica durante el tiempo que convivió con Edubig. En el marco de las investigaciones se verificó que no existe ninguna denuncia por violencia intrafamiliar.

“Ni en el Slim de San Benito, ni en instancias policiales existe alguna denuncia por parte de la occisa, sobre hechos violentos dirigidos a los menores o a la madre de estos” señaló el Comandante Regional del Valle Alto, Cnl. Vladimir Pérez.

La Policía y Fiscalía realiza una exhaustiva investigación, lo lamentable de este hecho es que nadie fue a reclamar los cuerpos de los tres menores al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), pese a que la autopsia legal se realizó este lunes.

En estos dos casos registrados las madres tenían entre 22 y 28 años, tuvieron tres hijos y enfrentaban conflictos con sus parejas.

Compártelo en redes sociales