POLICIAL

Red Uno de Bolivia.- En un operativo sorpresa suscitado en el local Aguilar de la localidad de K’ara K’ara, zona sur de la ciudad de Cochabamba, la Policía intervino la fiesta de aniversario de una pandilla denominada “Los de la Favela de Pampa San Miguel”, que contaban con la participación de alrededor de 250 integrantes.

En la celebración, los uniformados encontraron bebidas adulteradas, armas blancas, objetos contundentes y sustancias controladas, por lo que se procedió a arrestar a 32 jóvenes, entre 24 mujeres y 8 varones, para trasladarlos hasta dependencias policiales. De este número 18 personas eran menores de edad.

El dueño de local también fue arrestado y trasladado hasta la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de la Estación Policial Integral Sur junto a los menores indocumentados. La gavilla de pandillas serán investigadas para establecer si tienen relación en el intento de rapto de una menor la semana pasada.

También te puede interesar: Joven pierde la vista en pelea de pandillas

El jefe de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, Juan Carlos Sánchez, manifestó que la familia juega un rol importante, pues los integrantes de una pandilla, en su mayoría adolescentes, suelen proceder de hogares en crisis o destruidos totalmente, donde sus necesidades materiales o afectivas no son atendidas.

Por su parte el psicólogo, Germán Burgoa, explicó que los adolescentes sienten la necesidad de pertenecer a un grupo social y ante dificultades de personalidad o violencia en casa, buscan otros espacios.

Un adolescente también necesita un líder que lo conduzca, y si no lo encuentra en casa lo va a buscar fuera. Una pandilla se vuelve peligrosa cuando está gobernada por una persona disocial que impone códigos y exige subordinación de sus integrantes, aún si implica que cometan actos delictivos” explicó Burgoa.

 

Compártelo en redes sociales